20080227233905-javier-alcazar-01.jpg

Uno de los participantes en el acto público celebrado esta tarde en el Colegio Público de la Antigua en Béjar exige a la agencia tributaria que aclare “el nivel de implicación español” en el escándalo fiscal de Alemania.

 Denuncia la “ineficacia de la lucha contra el fraude en nuestro país” y cifra en 5.000 los millones que se dejaron de recaudar en 2007 por operaciones realizadas en 2002.

El coordinador ejecutivo de Economía y Mundo del Trabajo de Izquierda Unida, Javier Alcázar, considera “lamentable el silencio que la Agencia Tributaria española mantiene sobre el escándalo fiscal destapado en Alemania y que podría afectar de forma importante a grandes fortunas personales de nuestro país”.

Alcázar exige, a propósito de las noticias que llegan del centro de Europa, que el Gobierno “de explicaciones inmediatas de porqué mantiene ocultos datos que conoce y que la opinión pública debe de saber, siempre y cuando éstos no afecten a la intimidad de las personas”.

La institución tributaria debería haber dado a conocer ya el alcance del escándalo en nuestro país, “esto es, el número de grandes fortunas afectadas y el capital aproximado desviado a este paraíso fiscal”, subraya.

Para el responsable en materia económica de Izquierda Unida, el Gobierno alemán “está dando una lección de responsabilidad fiscal y compromiso” en la lucha contra el fraude y la elusión fiscal al presentar sólo un 6% de economía sumergida, mientras que nuestro país tiene el segundo peor dato de toda la UE con el 23% de economía sumergida manteniendo niveles “muy deficientes” en esta acción.

Tal y como explica Alcázar, la “prueba de la ineficacia” de la lucha contra el fraude en España se ejemplifica en el hecho de que en 2007, de operaciones realizadas en 2002, se dejaron de recaudar unos 5.000 millones de euros, además de sanciones e intereses de mora. Además, advierte que en este año se dejarán de recaudar más 3.200 millones de euros procedentes de las operaciones efectuadas en 2003 si las autoridades fiscales dejan de prescribir los plazos de reclamación de estas operaciones irregulares realizadas en nuestro país. "En la actualidad se actúa sobre el menos del 1% del potencial fraude que se puede estar generando con los casi 56.000 millones de euros que hay en circulación en billetes de 500 euros", añade.

Por ello Alcázar estima que “la Agencia Tributaria requiere una profunda transformación funcional y estratégica para estar a la altura del grave problema que genera la economía irregular en nuestro país”.

 

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario