20080604194837-ayuntamiento-de-bejar-0a338.jpg

Para el Partido Comunista de Salamanca (PCE), la justificación del Alcalde de privatizar la realización de las obras municipales en base a que las obras realizadas con personal municipal conllevan excesivos retrasos, implica criminalizar a los trabajadores municipales, cuando las razones de dichos retrasos hay que buscarlas en la deficiente gestión del Equipo de Gobierno.

Roberto Cilleros

 

4 de junio de 2008

El Comité Provincial del PCE-Salamanca ha hecho público esta mañana un comunicado en el que se opone a la defensa que el Alcalde de Béjar, Cipriano González, y el Concejal de Obras Públicas, Juan Tomás Sánchez, realizaron la semana pasada de privatizar la gestión de las obras municipales. Según han declarado los comunistas: "con la apuesta del Alcalde de Béjar por privatizar las obras municipales a través de su concesión a empresas privadas, en vez de realizarlas como hasta ahora con personal municipal, el Sr. Cipriano González está demostrando una enorme dosis de incoherencia, si se compara con la encendida oposición que el Grupo Municipal Socialista de Béjar desplegó hace un año ante la privatización del servicio municipal de aguas acometido por el anterior Equipo de Gobierno del Partido Popular".

En aquella ocasión, el actual Alcalde de Béjar, entonces en la oposición, se opuso a aquella privatización alegando que la misma no mejoraría la gestión del servicio municipal e implicaría un mayor coste para el Ayuntamiento en comparación con el gasto que suponía en aquellos momentos gestionar el servicio con personal municipal.

En su comunicado, el PCE-Salamanca indica que "parece que lo que se alegó en aquel momento desde la oposición respecto a las obras municipales ya no es válido en la actualidad, pues según el Alcalde éstas serán realizadas con mejores resultados si se encomiendan a empresas privadas".

Para el Partido Comunista de Salamanca este cambio de opinión del Alcalde, pone en evidencia que "su forma de gestionar el municipio de Béjar no va a ser muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados el anterior Alcalde del Partido Popular, al menos en lo que se refiere a preferir la gestión privada de los servicios municipales, antes que llevarlos a cabo con los recursos del propio Ayuntamiento".

RESPONSABILIDAD DEL CONSISTORIO, NO DE LOS TRABAJADORES

La pasada semana el Alcalde de Béjar, Cipriano González y el Concejal de Obras, Juan Tomás Sánchez, defendieron ante un grupo de representantes vecinales del municipio su voluntad de conceder la realización de las grandes obras del municipio a la iniciativa privada, justificando dicha decisión en que, según ellos, las obras realizadas por los trabajadores municipales están teniendo grandes retrasos. Para el Partido Comunista de Salamanca, el Alcalde estaba "culpabilizando a los trabajadores del Ayuntamiento de dichas demoras", por lo que consideran que "incurrió públicamente en una evidente falta de respeto y una evidente criminalización de los trabajadores municipales, presentándoles como culpables de los retrasos frente a los ciudadanos de Béjar".

Asímismo, el PCE ha recordado que "ésta era la misma línea que defendía el anterior Alcalde del PP al justificar las privatizaciones de los servicios municipales, postura que en aquel momento fue frontalmente contestada por el actual Alcalde del PSOE, defendiendo éste la “dignidad y honorabilidad de los trabajadores del Ayuntamiento”; argumento que ahora desde el Gobierno Municipal parece que se ha olvidado".

Desde el Partido Comunista de Salamanca han mostrado su oposición a la privatización de los servicios públicos, ya sea en el ámbito municipal, autonómico o estatal. Los comunistas consideran que la entrega de servicios públicos a la gestión de empresas privadas, "solo redunda en un mayor coste para las arcas públicas y una pérdida de derechos de los trabajadores, los cuales en las empresas privadas tendrán unas condiciones laborales muy inferiores que si trabajasen directamente para la administración y todo ello sin asegurar que la gestión del servicio vaya a mejorar por el mero hecho de estar en manos particulares".

Por último, en su comunicado el Comité Provincial del PCE ha considerado que el cambio de criterio del Alcalde de Béjar sobre esta cuestión, y el hecho de culpabilizar a los trabajadores del Ayuntamiento en vez de reconocer la mala gestión del Equipo de Gobierno, representa un anuncio de cuál va a ser su línea de gestión en los próximos años de Alcalde del municipio de Béjar, que a juicio de los comunistas consistirá en "justificar las privatizaciones en base a una supuesta mala gestión municipal de los servicios, que en todo caso solo será achacable a su incapacidad de ser un buen gestor municipal, característica que comparte con el anterior alcalde del municipio, el Sr. Alejo Riñones".

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario