20100331151429-eberhard-0.jpg

El dirigente federal Eberhard Grosske advierte de que los líderes nacional y balear del PP “tienen tal cantidad de porquería guardada en casa que cualquier movimiento da la impresión que puede provocar un ‘efecto dominó’. Ahí está la clave del tema”.
 
El miembro de la dirección federal de Izquierda Unida y dirigente balear Eberhard Grosske ha reclamado hoy a los máximos responsables a nivel nacional y de Baleares del PP, Mariano Rajoy y José Ramón Bauzá, que “pasen de una vez de las palabras a los hechos y, si pueden, demuestren que su partido rechaza con contundencia la corrupción”.
 El mismo día en que se ha conocido que el juez que instruye el ‘caso Palma Arena’ ha impuesto al ex presidente de Baleares, ex líder del PP en esta Comunidad y ex ministro de Aznar, Jaume Matas, una fianza de tres millones de euros para eludir el ingreso en prisión, Grosske afirma que “las direcciones nacional y local del PP no pueden pasar por encima ni mirar para otro lado ante la mayor medida cautelar impuesta nunca por la Justicia contra un cargo público”.
En su opinión, “a pesar de su palabrería sobre el rechazo a la corrupción política, Rajoy y Bauzá tienen tal cantidad de porquería guardada en casa que cualquier movimiento da la impresión que puede provocar un ‘efecto dominó’ interno. Ahí está la clave del tema”.
 
“Con cerca –afirma Grosske- de media docena de dirigentes ‘populares’ que tan sólo en Baleares están en iguales o peores circunstancias que Matas, pero permanecen cómodamente sentados en sus sillones, la única respuesta que observamos en el PP es dejar pasar el tiempo, tratar de evitar las salpicaduras y frenar cualquier medida disciplinaria interna para que a ninguno de los imputados le dé por pensar ‘¡Por qué a mí sí y a éste no!’.
A su juicio, “como ocurre con el ‘caso Gürtel’, está también por ver hasta dónde alcanza la investigación judicial en Baleares sobre si las actuaciones cometidas por algunos de sus dirigentes les puede vincular a una presunta financiación irregular del partido”.  
El miembro de la dirección federal de IU considera “impresentable” que “haya tenido que ser el propio Jaume Matas quien ayer lunes ‘in extremis’ les hiciera a su reconocido amigo Rajoy y a Bauzá el favor de pedir su baja temporal del partido, a pesar de meses de imputación y de que desde la semana pasada le ejecutaran ya la medida cautelar de retirarle el pasaporte. ¿Para qué tiene el PP un Código Ético del que tanto alardea? Mientras éste sea papel mojado, las direcciones nacional y local del PP no pueden decir nada en materia de corrupción que sea mínimamente creíble”.
Eberhard Grosske señala que “mientras aún queda mucho que explicar en éste y otros casos, los máximos dirigentes del PP de Baleares dicen aliviados que Matas ha hecho lo que debía y lo más conveniente. Pero los que no lo han hecho ha sido ellos. Aunque se empeñen, aún no hay nada cerrado”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario