ELPLURAL.COM

El periodista de El País Miguel Ángel Aguilar reflexiona sobre la Conferencia Episcopal a raíz de las recientes informaciones que revelan cómo Rouco Varela impuso su apuesta por la línea dura en el PP con la renovación de Federico Jiménez Losantos, provocando incluso la indignación del nuncio de El Vaticano, Monteiro de Castro, al que han llegado a tachar de “masón” en la COPE.

 

Aguilar señala cómo un libro de conversaciones con el presidente de los obispos Rouco Varela que acaba de ser publicado, Alto y claro, vuelve a demostrar que de “la Iglesia de la Concordia” del cardenal Tarancón en la Transición “no queda ni rastro” y ahora “la opción es la beligerancia política” tanto contra Zapatero como contra Rajoy.

“Sembradores de odio” con su emisora
A pesar de que desde el propio Episcopado reconocen que han arrancado compromisos económicos del Gobierno de Zapatero que no lograron ni con Aznar, el periodista señala que “asombra la insaciabilidad y la hipocresía de los obispos en cadena”, aludiendo así a su emisora de radio, la COPE. Por eso denuncia la “hipocresía” de los obispos porque “se instalan en la queja permanente frente al trato que reciben de los medios de comunicación mientras utilizan aquellos de los que son propietarios para convertirlos en sembradores del odio, azuzar el enfrentamiento cainita y arremeter contra el prójimo”.

La COPE no se ajusta al mensaje cristiano
Para Aguilar, la hipocresía de los obispos también se demuestra en que “son expertos en aplicar la ley del embudo, en mostrar puño de hierro y mandíbula de cristal, en ver la paja en el ojo ajeno sin atender a la viga en el propio por decirlo con palabras de Jesús en el evangelio”. “Nada que objetar a cuanto pueda decir Federico pero sí a que lo diga desde la Cope”, advierte.

Contra la Ilustración
El
periodista de
El País concluye alertando del espíritu reaccionario que impregna la Conferencia Episcopal: “Nuestro Rouco todavía respira rencor activo contra La Ilustración, en línea con aquella alocución del 20 de mayo de 1939 en la que su general en jefe convocaba al ejército vencedor a ‘desterrar hasta los últimos vestigios del fatal espíritu de la Enciclopedia’. Atentos”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario