20091229161421-rubalcaba.jpg

La alerta lanzada por el ministro de Interior sobre un posible secuestro de ETA coincidió con el sondeo de noviembre del Centro de Investigaciones Sociológicas donde el paro sigue encabezando la lista de preocupaciones de los españoles situándose como el más alto de la última década.

NUEVATRIBUNA / I.G.C. 29.12.2009

No es habitual que un ministro del Interior alerte sobre un posible secuestro o un “atentado espectacular” de ETA en el curso de una rueda de prensa. Pero Alfredo Pérez Rubalcaba lo ha hecho, no una, sino dos veces en tan solo veinticuatro horas. Asegura el máximo responsable de seguridad que el aviso partió de una información que maneja la Guardia Civil del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y niega que tenga intencionalidad política alguna. “No es una ocurrencia de una tarde”, resaltó este martes en una entrevista en Radio Euskadi, después de que el lunes avisara desde el País Vasco y en una comparecencia junto con el consejero de Interior vasco, Rodolfo Ares, que la banda terrorista podría estar buscando “la notoriedad de la que ahora carece”.

El ministro asegura que ETA puede estar maquinando un rapto en “sectores significativos desde el punto de vista social” y añade que ante la próxima presidencia europea de España, la banda “piensa en hacer un atentado espectacular, que atraería la atención de la que ahora carece”. Su temor ha sido confirmado por el propio PP vasco, cuyo líder Antonio Basagoiti, ha asegurado que su formación recibió el lunes el aviso del Gobierno de Euskadi que le comunicó la necesidad de reforzar las medidas de seguridad “sobre los colectivos habitualmente amenazados”.

El dirigente popular mostró su respaldo a las acciones llevadas a cabo tanto en Madrid como en Vitoria en la lucha antiterrorista y destacó que “ni con 10 secuestros ni con 40 bombas” ETA lograría sus objetivos. Además, coincide con el pronóstico de Rubalcaba que “cuadra” –ha dicho- ya que “esta gente en su desesperación, lo que quiere es alcanzar sus objetivos políticos. Y para ello tiene dos vías, la de hacerse notar con atentados, con grandes impactos mediáticos, como secuestros, y la de hacer parecer que Batasuna y esa gente deja la política, cuando no es verdad”.

La coincidencia de planteamientos PSOE-PP contrasta con las críticas lanzadas por la Unión de Oficiales de la Guardia Civil (UOGC), que este martes ha reprochado al ministro que haya vuelto a “sacar brillo a su bola de cristal” mientras mantiene su “desidia” a la hora de mejorar la seguridad en los cuarteles para evitar atentados como los perpetrados en Burgos y Palma el pasado verano.

“La Unión de Oficiales de la Guardia Civil espera y desea que aquellos sectores sociales especialmente golpeados por ETA, adopten cuantas medidas de prevención y seguridad estén en su mano, ya que nuestra experiencia nos ha demostrado que el eufemístico discurso del ministro se traduce en una absoluta desidia por la seguridad, al menos, de los guardias civiles que ni estamos ni nos sentimos seguros", dice esta asociación por medio de un comunicado.

Los principales sindicatos policiales (SUP, CEP y SPP) han calificado de "inoportunas" las declaraciones del ministro y algunos incluso le reprochan que se hayan enterado de esa "posible situación excepcional" por los medios de comunicación.

Además de estos colectivos, también se han pronunciado al respecto los escoltas: al presidente de la Asociación Española de Escoltas (ASES), Vicente de la Cruz, le parece "terrible" la advertencia del titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, porque les "ha puesto en un estado de alerta tremendo", sin haberles dado, dicen, información previa.

El objetivo del ministro de alertar para que la sociedad en su conjunto no baje la guardia coincide con la publicación del último sondeo del CIS, correspondiente al mes de noviembre, donde nuevamente el terrorismo no encabeza la lista de preocupaciones de los españoles situándose el paro en el nivel más alto de la última década. A la pregunta de “¿cuál es el principal problema que existe actualmente en España?”, los encuestados responden que es el desempleo (78.4), seguido de las drogas, la inseguridad ciudadana y en cuatro lugar el terrorismo de ETA.

Sin duda, el sondeo refleja que la sociedad española de hoy no muestra el temor hacia ETA que tenía en épocas anteriores donde el terrorismo encabezaba una y otra vez los barómetros del CIS. Ello quizá es lo que Rubalcaba traduce como “bajar la guardia”, pero la pregunta es qué puede hacer un ciudadano de a pie y, todavía más importante, ¿es cierto que todos y cada uno de los españoles se han convertido en objeto de secuestro para ETA?

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario