Madrid, 24 de abril 2009

Para el secretario de Economía y Trabajo de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, “los nefastos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que muestran un aumento de 1.836.500 parados sobre igual trimestre de 2008 y que constatan ya la muy preocupante realidad de más de cuatro millones de parados en nuestro país -el 17,36% de la población activa-, evidencian que las medidas adoptadas hasta el momento por el Gobierno socialista para frenar el deterioro del mercado de trabajo se han demostrado completamente ineficaces”.

 

Para el dirigente federal de IU, “ya no caben paños calientes ni excusas de ningún tipo. La crisis afecta seriamente a sectores ajenos a la construcción, parapeto recurrente que venían utilizando los responsables económicos del Gobierno. Además, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, deberá dar explicaciones públicas de por qué una vez más sus cálculos acaban en la papelera, después de haber asegurado hasta la extenuación que el desempleo no alcanzaría cuatro millones de personas antes del verano y que se empezaría a crear empleo a partir del mes de marzo”.

 

“El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero –afirma García Rubio- tiene muy poco margen de maniobra si sigue empecinado en seguir por la senda actual. Ante esta situación no le cabe otra solución que impulsar decididamente la economía real y la generación de empleo con propuestas de izquierdas y no con la descoordinación y tibieza con lo que lo ha hecho hasta el momento”.

 

José Antonio García Rubio recuerda que “Izquierda Unida ha elaborado y presentado un Plan de Empleo Alternativo que permitiría la creación de 1,9 millones de puestos de trabajo en tres años. Las medidas más urgentes de este Plan fueron entregadas el pasado lunes por el coordinador federal de IU, Cayo Lara,  al presidente del Gobierno en la entrevista que mantuvieron en La Moncloa y esta formación espera que en su mayoría sean tenidas en cuenta”.

 

El responsable económico de IU afirma que “ahora que el Gobierno ha reconocido, finalmente, tras la marcha de Pedro Solbes que existe margen para incentivar la economía, le queda por demostrar que no sigue más preocupado por intentar resolver los problemas de la banca privada que por la creación de empleo en la economía real”.

 

“Consideramos fundamental que se adopten nuevas medidas y que se impulse la eficacia de las ya tomadas, ya que mientras los bancos sean los intermediarios de los recursos públicos que se están utilizando para intentar salir de la crisis seguiremos en la misma situación”, explica.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario