Domingo 12 de abril de 2009

Izquierda Unida cambia de rostro. Antonio Moreno (Moraleja, Cáceres, 1961) ocupa desde el pasado 28 de marzo el puesto de coordinador provincial. Moreno, que releva a Gorka Esparza tras dos años complicados para la coalición, es militante de Comisiones Obreras y profesor de Filosofía en el Instituto de Educación Secundaria Lucía de Medrano. El nuevo coordinador provincial se enfrenta al reto de borrar la palabra crisis de IU y colocar a la formación como una alternativa de gobierno para las próximas elecciones municipales del año 2011.

¿Cómo acaba un profesor de Filosofía de instituto al frente de la dirección provincial de IU? Nunca he entendido aquello que decía Platón de que los mejores políticos son los filósofos. Mi concepción de la filosofía es bastante escéptica y los políticos parece que siempre están en posesión de la verdad. Coincidimos en muy poco. Pero en una organización como IU lo importante es reflexionar y ofrecer soluciones.

¿Qué ha ofrecido a los militantes para encabezar una única y consensuada lista en la IX Asamblea? La Asamblea entendió que soy la persona que mejor puede hacer de bisagra entre los militantes más jóvenes y los veteranos.

Su antecesor en el cargo, Gorka Esparza, admitía en su despedida que en los últimos años hubo mucha bronca interna, ¿se acabaron los malos rollos en la formación? IU se plantea como una opción plural y abierta, si no hay ‘bronca interna’ sería malo. Lo que sí pretendemos es que se dirima de forma interna. Creo que sinceramente existe mucha más bronca dentro del PP y el PSOE, pero evidentemente hay dentro del partido muchas sensibilidades. Las diferencias son las que, de algún modo, nos identifican.

¿Por qué se ha generado entonces una sensación de desunión? Porque esas diferencias las hacemos explícitas. La ‘bronca interna’ puede hacerse, y debe hacerse, pero con algo muy importante en un partido como IU, que es la lealtad. No tiene ningún sentido que haya una organización dentro de IU que se dedique a desacreditarla.

¿Y eso ha pasado? Sí, ha ocurrido. Yo no pertenezco al Partido Comunista, pero he ido, por ejemplo, a los actos del nuevo coordinador general, Cayo Lara, para ofrecerle mi solidaridad. Lo que pido es lealtad a unas siglas. Aquí tienen cabida todos quienes acepten esas reglas de juego.

Como afiliado de CCOO, ¿qué medidas son urgentes para frenar el aumento del paro? Hay que facilitar que las pequeñas empresas tengan acceso a los créditos. Tampoco pueden permitirse expedientes de regulación de empleo en compañías que hayan declarado beneficios. No pienso que sea verdad, como dijo el ex ministro Solbes, que no hay margen de maniobra. En un momento, como el actual, en el que la empresa privada se contrae, es el turno del Estado.

¿Le sorprendió la ausencia del PP y de los empresarios en la manifestación sindical del 26-M? No tengo muy claro que tenga que ir a una manifestación por la defensa del empleo una patronal que acepta por primera vez cláusulas de revisión salarial a la baja. No puedo hacer una protesta codo con codo con alguien que pide abaratar el despido para crear empleo. El PP hizo un brindis al sol, pero luego les pareció más rentable y eficaz tomarse un vino en el hotel Alameda Palace.

Una de las resoluciones que salieron de la IX Asamblea fue reclamar la reapertura de la línea férrea de la Ruta de la Plata, ¿renuncian a la alta velocidad? Valladolid se está convirtiendo en la estación de trenes de Salamanca. Hay muchos salmantinos que cogen sus coches hasta Valladolid porque les sale más barato comprar un billete con tarifa web que viajar a Madrid desde aquí. No estamos en contra de la alta velocidad, pero sólo para media y larga distancia. La línea férrea de la Ruta de la Plata se cerró porque decían que no era rentable, pero sí lo era socialmente.

¿Va a acercarse la nueva dirección otra vez a Los Verdes? El pacto con Los Verdes pasaba por la defensa de un modelo municipal basado en la transparencia. Han sido ellos los que han definido ahora una estrategia política diferente a la nuestra. Echo en falta que Los Verdes hagan política, porque lo que están haciendo es judicializar la política, todo pretenden resolverlo por la vía judicial.

¿Fracasó ese pacto? No sé si es posible reeditar ese pacto, que se firmó a nivel regional. De alguna manera, nos lastró esa unión en las urnas como un partido opuesto a cualquier medida. No hemos sido capaces de trasladar un mensaje claro. La memoria política en Salamanca es muy corta, dura apenas una semana.

¿La sociedad entonces ‘perdonará’ a Lanzarote en 2011? En diciembre, pensaba que iba a dimitir. Pero en España no se va nadie si no pierde unas elecciones. Si gana, aunque genere problemas internos en el partido, seguirá.

¿Cómo piensa IU convertirse en alternativa política y evitar que otras formaciones la desplacen como tercera opción electoral? Una de las consecuencias del pacto con Los Verdes fue presentar candidaturas en muchas localidades. Nuestra presencia en la provincia debe ser en el futuro con candidaturas respaldadas, aunque sean menos que en 2007. Hemos aprendido bastante de los errores. Nuestro objetivo no es dar caña, sino trasladar un mensaje serio. IU tiene un mensaje de radicalidad democrática, pero no extremista.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario