20081008230707-alcazar-01.jpg

El coordinador ejecutivo de Economía de IU plantea medidas como “aumentar del grado de cobertura del fondo de garantía de depósitos, crear una Fiscalía especial contra el fraude financiero y el compromiso de que cualquier ayuda pública que, en su caso, pudiera necesitarse para rescatar un banco español se realice a cambio de una participación directa en la entidad”

Madrid, 7 de septiembre de 2008.-

Para el Coordinador Ejecutivo de Economía y Mundo del Trabajo de IU, Javier Alcázar, la crisis desatada en agosto del año pasado en EE.UU “ha saltado definitivamente el charco y muestra los efectos de su virulencia en el sector financiero europeo”.

En su opinión, los ejemplos de entidades financieras como Fortis o el Hypo Real Estate Hoding, que han tenido que ser rescatadas de la práctica quiebra por distintos actores, incluidos los públicos, unidos a la inexistencia a nivel europeo de una política común que sea capaz de hacer frente a esta difícil situación han puesto en evidencia que la política que ha prevalecido hasta ahora se pueda resumir en un simple “sálvese quién pueda, el barco se hunde”.

Para Alcázar, “esta situación ha originado que distintos países estén adoptando de forma unilateral y con carácter temporal, medidas que sirvan para restablecer la confianza de los ahorradores en el sistema financiero, intentando de esta forma que no se produzca una fase de pánico que podría culminar, de producirse, en la quiebra total del sistema financiero y, con él, de nuestro sistema productivo”.

El dirigente de IU valora que “este es el motivo por el que algunos Estados se han apresurado a aumentar el grado de cobertura de los depósitos de todos los clientes de sus respectivos bancos nacionales, hasta el punto de garantizar de forma estatal hasta el 100% de éstos. De esta forma se genera una competencia desleal por parte de éstos, ya que en la medida que todos los países no cuenten con un grado de cobertura similar puede desembocar en un corrimiento del ahorro en busca de mayores garantías, lo que pondría en apuros a entidades que a día de hoy no presentan problemas de liquidez”.

“Ante esta situación -declara Alcázar- es urgente que el Gobierno de Rodríguez Zapatero adopte medidas tendentes a aumentar la tranquilidad y la confianza en el sistema, en especial de los ahorradores más desprotegidos como, por ejemplo, las personas de la tercera edad”.

Especifica que IU propone en este sentido “un aumento de la cobertura que proporciona el Fondo de Garantía de Depósitos, que lleva nueve años sin actualizarse -con todos los pros y contras que desde distintas instancias puedan anunciarse-, así como que cualquier intervención que desde el Estado se tuviera que realizar para ayudar a una entidad financiera, si se diera el caso, fuera a través de una participación directa en la entidad. Esto se debería completar con la creación de una Fiscalía Especial para la persecución de los fraudes financieros en su más amplio sentido”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario