20080822190551-garona.jpg

El suceso ha sido calificado con el nivel 1 de peligrosidad, con lo que se convierte en el segundo más grave en lo que va de año tras el incidente de Ascó

 

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha informado sobre un fallo en dos baterías de las barras de suministro ininterrumpido, un suceso que ha calificado de anomalía, en el nivel 1 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

 

El problema (una capacidad inferior a la requerida) se detectó los días 15 de julio en la batería A y el 19 de agosto en la B. Según el CSN, "el nivel de operabilidad no quedaba garantizado", por lo que el titular de la central, Nuclenor, cambió dichas baterías, explica en una nota de prensa.

 

El suceso nuclear detectado en Garoña es el segundo más grave en lo que va de año, por detrás de la detección de partículas radiactivas en el interior y el exterior de la central de Ascó y a la altura del hallazgo de radiactividad en una empresa de reciclado al paso de un camión proveniente de esta central.

 

No obstante, el CSN ha indicado que el problema no ha supuesto riesgo alguno para la población ni para el medio ambiente.

 

Este organismo ha anunciado que realizará una inspección en la planta atómica, ubicada en el valle de Tobalina, en el norte de la provincia de Burgos, para verificar la causa de la degradación de las baterías y las acciones previstas por la central, informa EFE.

 

Santa María de Garoña es la central nuclear más antigua de las que todavía funcionan en España. El Gobierno se ha comprometido a desmantelar dichas instalaciones a lo largo de la legislatura. En 2009 termina su plazo de funcionamiento y los ecologistas ya han ideado un programa de movilizaciones para presionar al Gobierno a cerrar la planta burgalesa.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario