Parece definitivo el ’no’ de los irlandeses al tratado para la Constitución Europea que se les presentaba a consulta ayer. Pero no crean que eso arredra a los infatigables políticos europeos. Aplicaron soluciones drásticas al descoco de franceses y holandeses votando ’no’ al tratado anteriormente ofertado, y decidieron eliminar lo del referendum en sucesivas ocasiones, porque, total, para qué van a querer votar algo sobre lo que ya han votado. Ahora, en Francia y Holanda han decidido sus gobiernos respectivos, que para algo han sido elegidos por los ciudadanos, si bien en algunos casos a los gobiernos los elige un parlamento que a su vez ha sido elegido por los ciudadanos (¿un poco lejano todo, quizás?).

Ahora, El País muestra el camino a seguir al gobierno irlandés y le sugiere (seguro que ya lo habían pesando los gobernantes irlandeses) "dejar pasar el tiempo" antes de hacer un segundo referendum, y en el intervalo dedicarse a "hacer una extensa labor pedagógica" para conseguir que los ciudadanos rectifiquen su estúpido e ignorante voto de ayer.

Es muy difícil explicitar una mayor degeneración del ideal democrático, ni expresar mayor desprecio por la variable directa de la democracia, cual es el referendum.

O tempora, o mores!

Antonio Flórez

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario