Según afirmó un abogado militar, el personal de la prisión recibió órdenes de sus superiores de deshacerse de los documentos en caso de que fueran llamados a declarar en relación con el tratamiento a los retenidos

El personal que participó en los interrogatorios de los sospechosos detenidos en la prisión militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba, recibió órdenes de sus superiores de destruir las notas manuscritas que conservaran en caso de que fueran llamados a declarar en casos relacionados con el tratamiento a los retenidos, según afirmó el teniente comandante William Kuebler, citado por la BBC.

El abogado militar explicó que estas indicaciones estaban recogidas en uno de los manuales de operación del Pentágono y que las mismas le impidieron cuestionar las confesiones supuestamente firmadas por su cliente, Omar Khadr.

Kuebler aseguró que utilizará este documento para pedir la desestimación de los cargos presentados contra Khadr.

Khadr, un ciudadano canadiense de 21 años, es el único occidental que aún permanece retenido en Guantánamo por el presunto asesinato de un militar estadounidense y por causar heridas a otro durante una batalla en Afganistán en 2002.

El preso tenía 15 años cuando fue capturado durante una operación contra un presunto campamento de Al Qaeda en Afganistán y se pide para él una cadena perpetua por estos cargos.

Hace dos semanas, el Tribunal Supremo de Canadá dictaminó que el Gobierno canadiense actuó ilegalmente al entregar los documentos de una entrevista entre el sospechoso y miembros del servicio de inteligencia canadiense un año después de su captura.

El manual de Procedimientos Estándar de Operación, en el que supuestamente se recogen las instrucciones para la destrucción de documentos, fue obtenido por Kuebler la semana pasada gracias a la colaboración de los fiscales y ha sido presentado como prueba en el proceso de instrucción previo al juicio.

Kuebler aseguró que esta prueba es crucial para el caso, ya que los fiscales se basan en pruebas obtenidas durante la estancia de Khadr en la base aérea de Bagram, en Afganistán, y en la base de Guantánamo.

"La misión tiene implicaciones legales y políticas que podrían provocar la citación a declarar de los interrogadores, por lo que mantener los documentos sobre los interrogatorios en mínimos podría minimizar ciertas cuestiones legales", explica el manual, citado por Kuebler en una declaración jurada.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario