20080604174151-alcazar-01.jpg

Madrid, 3 de junio de 2008

El coordinador ejecutivo de Economía y Mundo del Trabajo de Izquierda Unida, Javier Alcázar, ha valorado los “nefastos datos” del incremento del desempleo en el mes de mayo y ha considerado que este nuevo aumento en 15.058 personas -la primera vez que crece en el mes de mayo desde 1996, primer año de la serie histórica con datos comparables, y primer incremento también desde 1979 con otros baremos-, supone “una profundización en la evidente crisis económica que sigue negando el Gobierno. Además, sirve como un ejemplo más de que este grave problema no sólo se deriva del estallido de la ‘burbuja inmobiliaria’, que ha dejado en la calle en un año a 134.885 trabajadores de la construcción, sino de la debilidad y la escasa competitividad de nuestros productos industriales, así como de la falta de inversiones y proyectos de futuro. El ejemplo está en la caída de la producción industrial y el aumento del desempleo en el sector en 2.553 personas”.

En la misma dirección, Alcázar apunta que “un reflejo del enfriamiento económico y de la incertidumbre existentes lo muestra también la disminución de la contratación en 240.577 personas en tasa interanual, así como que la contratación indefinida haya caído un 13,6% y que la contratación temporal siga en tasas inaceptables”.

Para Alcázar, “este dato es consecuencia -tal y como desde Izquierda Unida llevamos denunciando desde hace meses, incluido el largo periodo de falsedades oficiales vertidas durante la pasada campaña electoral-, de la falta de voluntad política del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para impulsar un modelo productivo alternativo que tenga de verdad capacidad para redistribuir la ingente riqueza que se ha generando en la última década de ‘vacas gordas’ y crecimiento económico sostenido, en la que se podía haber generado un empleo estable y de calidad que ahora tanto se echa en falta”.

Según el responsable económico de IU, “el Gobierno socialista ha estado más pendiente de favorecer en este tiempo las políticas especulativas y la maximización del beneficio rápido y fácil, dando la espalda a los intereses generales del conjunto de la ciudadanía. Los responsables económicos socialistas han sido incapaces de impulsar un servicio público de empleo dinámico, personalizado y capaz de favorecer políticas de contratación en los sectores laborales con mayor dificultad para su incorporación al mercado laboral. Esta es una responsabilidad compartida con los diversos gobiernos autónomos que tienen las competencias en políticas de empleo”.

Javier Alcázar advierte de que “el Gobierno tampoco ha sabido dar utilidad a la enorme cantidad de recursos destinados a las políticas de formación. Ha abdicado de unir a través de conciertos con Universidades y centros educativos la demanda formativa real con las necesidades efectivas de un modelo productivo vetusto e insuficiente para mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos en forma de mejores salarios y de un empleo de calidad”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario