20080509223658-religion.jpg

Con una rueda de prensa, celebrada en la sede del sindicato STE, en la que participaron diversos colectivos firmantes del manifiesto, la plataforma "Por una Escuela Laica" presentó sus actividades en nuestra ciudad.

La coordinadora de la campaña en Salamanca, Felisa Castaños (STE) dió a conocer los principales aspectos que defiende la Plataforma Por una Escuela Laica, constituida hace seis años y que mediante sucesivas declaraciones ha manifestado su clara oposición a que la religión tenga un lugar dentro de los centros de enseñanza. La campaña actual se había presentado ya tanto a nivel nacional como regional.

Mediante carteles y trípticos se darán a conocer los principales aspectos que sustentan las demandas de la Plataforma. Además se llevará a cabo en los dos próximos meses una recogida de firmas entre los ciudadanos que serán presentadas posteriormente tanto en la Subdelegación del Gobierno como en la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León.

Junto con esta recogida de firmas, se distribuirá una nota informativa para los padres en relación a su derecho a no tener que manifestar sus creencias en el momento de la matriculación de sus hijos.

Laicismo, escuela laica, la LOE.

El laicismo responde al derecho que tiene toda persona a ejercer la libertad de pensamiento y de conciencia, a no ser marcada, ni discriminada en función de las ideas que sostenga. Sin embargo, sectores que gozan de fuertes privilegios y que proceden de la etapa predemocrática, en la que el Estado era oficialmente católico, tratan de confundir -interesadamente- a la opinión pública, al relacionar el laicismo con la falta de valores y el anticlericalismo, cuestión que es radicalmente falsa.

La Ley Orgánica de Educación (LOE), amparándose en los Acuerdos con la Santa Sede de dudosa constitucionalidad y legitimidad, impone, como en normas anteriores, la religión católica, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para el alumnado, y que la enseñanza de otras religiones se ajustará a lo dispuesto en los acuerdos suscritos con diferentes confesiones religiosas.

Los decretos que desarrollan la LOE obligan al alumnado que no quiere cursar religión a permanecer en el centro educativo, y a éste a gestionar “la debida atención educativa”. Estos decretos exigen a los padres declarar sobre sus creencias religiosas en la matriculación de sus hijos e hijas, vulnerando gravemente aspectos fundamentales de la Constitución Española y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La voluntad de quienes desean dar religión genera unas obligaciones injustas, de dudosa constitucionalidad, y poco éticas para el resto.

Establece que las personas que imparten religión serán contratadas por la Administración conforme al Estatuto de los Trabajadores, por lo que se consolidan sus derechos laborales, como consecuencia de una materia que no debería estar presente en la escuela. Sin embargo, el sistema de contratación de estas personas es arbitrario -son designados por la jerarquía católica-, lo que origina irregularidad administrativa y un agravio comparativo con el profesorado, cuyo acceso a la función docente se realiza bajo los principios de mérito y capacidad.

Colectivos que apoyan la campaña: Confederación General del Trabajo (CGT)/ Federación de Enseñanza de CCOO de Salamanca/ Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza de Salamanca (STES- SA) / Colectivo Estudiantil Alternativo (CEA)/ Sindicato de Estudiantes / Juventudes Comunistas / Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Salamanca( FAMPA Helmantike) / Izquierda Republicana / Izquierda Unida / / Los Verdes de Salamanca / Partido Comunista de España PCE / Movimiento de Renovación Pedagógica (MCEP).

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario