20080220115424-gamazo-6-b79dc.jpg

escrito por: Honorio Cardoso

Se suponía que la formula IU/LV- Foro de Izquierdas iba a ser una apuesta por consolidar en Salamanca un proyecto colectivo, horizontal y de marcado carácter ciudadano.

Se suponía que ese objetivo máximo se perseguiría de entrada con una herramienta mínima: concurrir juntos a las convocatorias electorales perfiladas en el horizonte político próximo y a sabiendas que los éxitos no iban a producirse de inmediato.

Tras el pedrisco de las municipales y retirados los componentes a lamerse las heridas –que una cosa es que te den calabazas y otra que te las estampen en la cabeza-, Izquierda Unida propuso la reedición de la coalición para las elecciones en marcha. La misma tarde de hacerse pública la propuesta Ángel Gamazo la despacha con un rotundo NO y sin que se conozca pronunciamiento fundado del órgano coordinador o directivo de Los Verdes-FdI.

Tiempo después, Los Verdes han presentado su candidatura electoral que presenta dos ausencias, digamos, estridentes: no hay lista al Congreso y, en mi opinión mucho más significativo, del enunciado ha desaparecido Foro de izquierdas.

En esta situación, permítaseme formular algunas preguntas, no sé si difíciles o incómodas:

¿Hay que interpretar que se ha disuelto la plataforma que crearon personas de la izquierda salmantina con variados orígenes políticos y sindicales?

¿Es un abuso interpretativo el entender que se ha suprimido la referencia a la izquierda por considerar que supone compromisos inasumibles para el electorado salmantino?

¿Se ha optado por un soñado éxito electoral para zanjar el asunto del liderazgo en los extramuros del PSOE?

¿La decisión es expresión de que se ha cambiado definitivamente la intervención política por el asesoramiento jurídico en el campo de lo contencioso-administrativo, con ruido electoral entre medias?

Salamanca sigue necesitando una fuerza capaz de acotar, desbrozar y comenzar a articular un tercer espacio insurgente contra el cansino, simplista y esterilizante machaque del bipartidismo rampante. Y en esa construcción no sobra nadie y lo que menos puede sobrar es definición: otra izquierda es posible.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario