20110618092710-gaspar.jpg

La interpelación tendrá lugar en el Pleno del miércoles 22 y el portavoz parlamentario de IU interrogará al Ejecutivo sobre "la demanda de participación en la sociedad civil y de ser escuchados” del movimiento.

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, será quien lleve por primera vez al Congreso el debate sobre el 15-M. El diputado ha registrado una interpelación urgente al Gobierno -que se verá en el Pleno el próximo miércoles, día 22- para que desde el Ejecutivo se explique qué respuesta piensa dar “a las propuestas planteadas por el movimiento social del 15-M para una salida social a la crisis, evitando una fractura entre la sociedad civil y la política”.

Esta interpelación urgente se traducirá posteriormente en una moción que elaborará Izquierda Unida y cuyo debate posterior servirá para que todas las formaciones políticas, incluidas las dos mayoritarias, se pronuncien sobre un movimiento del que hasta ahora han eludido debatir en sede parlamentaria y por el que sólo se han interesado para usar sus actividades como elemento de confrontación partidista interesada entre ellos. 

En el texto concreto de la interpelación registrada, Llamazares recuerda el origen de este movimiento y que en torno a él se aglutinó un amplio grupo que manifestaba “su indignación ante las causas y los efectos de la crisis capitalista, y frente a sus responsables: el desempleo, con un paro juvenil del 43%; la reforma laboral, que aumenta la temporalidad y la precariedad; la reforma del sistema de pensiones, que retrasa la edad de jubilación y reduce la cuantía de las futuras pensiones; la mercantilización de la Educación Pública y la insuficiente formación profesional; el difícil acceso a la vivienda y, en caso de impago, la obligación de seguir pagando la hipoteca tras devolver la vivienda al banco; la especulación financiera; la corrupción; la burbuja inmobiliaria; la actitud de los banqueros y su negativa a facilitar el crédito mientras se reparten primas, bonus y pensiones multimillonarias; los recortes sociales; la insuficiencia de los cauces de participación y el bipartidismo institucional”.

El parlamentario de IU advierte de que “aunque a la vista de determinadas consignas contra la clase política y contra los sindicatos algunos advierten contra el riesgo de que una parte minoritaria del movimiento derive en la abstención, la deslegitimación de la política y el populismo antisistema, la inmensa mayoría muestra un perfil progresista y alternativo, y una voluntad de participación de la sociedad civil, especialmente de la generación mejor formada de nuestra historia, que no se resigna a ser una generación perdida”.

 “Los ciudadanos que se manifiestan –señala Llamazares- quieren respuestas y exigen ser escuchados. Quieren una democracia real, más ágil y flexible; critican a los partidos por su rigidez, ensimismamiento y, en su caso, ser condescendientes con la corrupción. Reclaman otras formas de hacer política y no se sienten representados”.

Gaspar Llamazares recuerda al Ejecutivo en su iniciativa que los integrantes de este movimiento “ante la gravedad de la presente crisis económica, energética y medioambiental, reclaman un cambio del sistema político, económico y social, alertando ante el riesgo de fractura entre la política y la sociedad civil. Y sus portavoces quieren ser escuchados”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario