20110120145357-jose-maria-gonzalez-entrevista-1.jpg

E. Prieto-Ical /El coordinador regional de IU asegura que no renuncia a obtener los cinco procuradores que tuvo la coalición en las Cortes y presencia en todas las capitales de provincia

Con casi tres décadas de experiencia política a sus espaldas y más de cinco años siendo la cabeza visible de Izquierda Unida de Castilla y León, José María González afronta con “ilusión” las elecciones autonómicas y municipales de mayo 2011, en las que asegura que IU “no renuncia” a lograr los cinco procuradores que fueron su “techo” en las Cortes. Nacido en la localidad asturiana de Aller y residente en Ávila hace 36 años, donde ejerce como maestro, defiende con vehemencia que se puede hacer “una política diferente” que tenga en cuenta a “los que más están sufriendo la crisis”.

Ha sido una legislatura difícil para Izquierda Unida tras quedarse sin representación en las Cortes, ¿cómo afrontan los comicios de 2011?

Reconozco que ha sido una legislatura complicada, pero como máximo responsable de Izquierda Unida se me ha pasado con mucha rapidez. A pesar de no estar en las instituciones, creo que hemos hecho un trabajo importante. Ahora estamos ya en la clave electoral, no solamente para intentar estar en las Cortes en la próxima legislatura, sino para que podamos ser parte importante en el cambio de política en esta Comunidad.

¿Qué objetivos se marcan en el ámbito autonómico?

A medida que el tiempo va pasando nuestras expectativas son más interesantes porque entendemos que la población se está dando cuenta de que es necesaria otra política y que nosotros estamos ahí, al lado de los problemas y con soluciones reales que tienen en cuenta a los que más están sufriendo la crisis. Uno no quiere ser iluso pero sí tiene ilusión no por estar personalmente en ninguna institución, sino por poder defender con fuerza en las instituciones lo que estamos defendiendo desde la calle. El mayor techo de IU en Castilla y León dio lugar a cinco representantes en las Cortes y en este momento no renunciamos a tener los cinco, pero nuestro objetivo es sobre todo que la población se movilice.

¿Y en el municipal?

El objetivo es estar presentes en todas las capitales de provincia y ciudades importantes. Y además ser un factor importante de condicionamiento de la política que se vaya a hacer a partir de las elecciones también a nivel municipal. Sin Izquierda Unida no habrá políticas diferentes en los ayuntamientos de esta Comunidad y no será posible que los derechos sociales y ambientales sean defendidos con fuerza en ninguna institución.

¿Cuáles son las líneas maestras de su programa electoral?

Nuestro programa se basará en tres grandes ejes, el social, el económico enfocado a una política social diferente y un respeto absoluto al medio ambiente. Siempre pensando en los ciudadanos, ofreciendo respuestas desde lo público y con asunción de las transferencias que esta Comunidad tiene gracias al Estatuto reformado, que da recursos suficientes para modificar la política fiscal, económica, social y ambiental.

¿Cómo van a plantear su campaña?

Estamos avanzando en la conformación de candidaturas para que a finales de enero estén todas las autonómicas y las municipales de las capitales de provincia y de las principales ciudades, y en la elaboración del programa de forma participativa, utilizando las redes sociales. Asimismo, queremos acompañar a los ciudadanos en los problemas que tiene esta Comunidad derivados de la omisión en la responsabilidad de Gobierno que ha tenido la mayoría absoluta del PP. Parece que esta crisis y las soluciones no van con ellos cuando en Castilla y León no tenemos sólo la crisis coyuntural mundial, sino que se ha sumado a la crisis estructural derivada de la falta de unas políticas que la afianzaran como Comunidad, que nos han llevado a perder sectores claves y estratégicos como el carbón, la agricultura y la ganadería, y que han hecho que la región pierda durante los últimos 30 años a la parte de la población más formada.

¿Cree que la crisis y la gestión realizada por el Gobierno central pueden beneficiar a IU a través de un trasvase de votos desde el PSOE?

En estos momentos solamente una fuerza política, que es Izquierda Unida, está comprometida y en contra de esas políticas del gran poder económico y financiero que pone en marcha el Gobierno del señor Zapatero, que fue elegido con un discurso mirando hacia la izquierda pero que a la hora de la verdad sólo está firmando decretos, órdenes y leyes con la mano derecha. Eso debería darle un incremento importante de votos a IU de los personas de izquierda y progresistas porque no son momentos de resignación, sino de resistencia para poder avanzar y para que los que nos siguen no tengan que vivir como han vivido sus abuelos.

En los lugares donde sean necesarios sus votos para formar gobierno, ¿cuál será su posición?

Cualquier acuerdo o desacuerdo que en su momento haya que mantener siempre tendrá como base el compromiso adquirido con los ciudadanos que voten a Izquierda Unida. Nosotros queremos cambiar las políticas que se están haciendo en todas las ciudades y en la Comunidad, y eso significa que no vamos a renunciar a ser un peso importante para hacerlo. Lógicamente, va a haber una línea roja que no atravesaremos, que es que por delante de cualquier otro objetivo deben estar los que más sufren la crisis.

Se ha mostrado muy crítico tanto con el PP como con el PSCyL, ¿cuáles son los principales reproches que le haría a cada partido?

Al PP que ha utilizado la mayoría absoluta que le han dado los ciudadanos para defender los intereses de una minoría de la Comunidad por la vía de la aplicación de una doctrina neoliberal que intenta poner los recursos de las administraciones públicas al servicio de lo privado. Además, se ha olvidado de asumir su responsabilidad a la hora de dar alternativas y tomar decisiones y adoptar posturas de fuerza ante el Gobierno central y ante la Unión Europea con ciertos sectores estratégicos, y para nada ha tenido al medio ambiente como una riqueza endógena de la región.

¿Y al Partido Socialista?

En estos momentos existen muy buenas relaciones entre IU y el PSOE a nivel local en los sitios donde gobernamos juntos, donde están haciendo un esfuerzo importante porque la ciudadanía no sufra la crisis y por demostrarles que se puede gobernar de una forma diferente a como lo hace el PP. Aparte de eso, no existen relaciones entre el PSCyL e IU de Castilla y León a otros niveles. Hubiera sido interesante haber mantenido elementos de trabajo común pero no se ha hecho nada en los últimos años en este aspecto y no porque Izquierda Unida se haya escondido. Además, en estos momentos hay un alejamiento total desde el momento en el que el PSCyL es seguidista total de la política del Gobierno de Madrid en cuanto a la salida que se quiere dar a la crisis, ahí Izquierda Unida siempre estará enfrente. Entendemos que en las Cortes no está representada la voz de la izquierda, hay una fuerza política que es el PSOE que ha sido elegido por muchos ciudadanos que se consideran de izquierdas pero no ha planteado un modelo alternativo al que desarrolla el PP con fuerza y potencia.

¿Qué valoración haría de Juan Vicente Herrera y Óscar López?

Respecto a Herrera, a mí me es indiferente quién está al frente de una organización política cuando ésta hace unas políticas con las que estamos en absoluto desacuerdo. Herrera se ha dedicado a ser en Castilla y León el apóstol del mercado y de la política marcada por Génova, como se ha visto en el seguimiento que ha hecho del acuerdo entre Rajoy y Zapatero en el tema de las cajas. De Óscar López, tiempos vendrán en el que todos podremos demostrar cuál es nuestro compromiso con los castellanos y leoneses, el medio ambiente y la política social en general. Espero que acabemos encontrándonos en soluciones comunes en los problemas de esos sectores y en la defensa de los trabajadores.

¿Cuáles cree que son a día de hoy los grandes problemas de Castilla y León?

Uno de los más graves es la desvertebración como Comunidad. Desde que se aprobó la reforma del Estatuto cada vez es menor el sentimiento de pertenencia. Las decisiones las debería tomar el Gobierno de Castilla y León y las ha estado tomando presionado por la visión provincial y localista de los poderes fácticos del PP y algunos casos del PSOE. El ejemplo más claro es lo que ha ocurrido con las cajas. Además, falta un conjunto de infraestructuras vertebradoras como un ferrocarril de cercanías y una ordenación del territorio en base a comarcas que sí generaría un sentimiento menos localista y que incluyera la desaparición de las diputaciones porque son órganos absolutamente antidemocráticos y que gestionan recursos impropios.

¿Qué valoración hace de los Presupuestos de la Comunidad para 2011?

Son los Presupuestos más quiméricos de la Junta de Castilla y León desde que existe la Junta, un monstruo que sale con sus cabezas de la ilusión, elaborados por el PP pensando que es un año electoral. Son irreales y no ajustados no ya siquiera a las necesidades de Castilla y León, sino a las posibilidades de presupuestar que tiene.

¿Qué quitaría y que pondría en estos Presupuestos?

Cuando estamos en una situación en la que tenemos casi 200.000 parados y 700.000 pobres estadísticos reconocidos, deberían ser unos Presupuestos mucho más sociales, con apuestas claras por políticas activas de empleo y por que la población que está viviendo en las zonas rurales no se vea empujada a irse. Todo eso fundamentado en una política fiscal diferente y de austeridad, que significa seguir gastando en inversiones y ahorrando en gasto corriente.

Ustedes se han posicionado muy claramente del lado de los sindicatos en contra de las medidas económicas del Gobierno, ¿por qué?

Porque se está engañando a los ciudadanos ya que hay ciertas cuestiones que no tienen justificación, como la elevación de la edad de jubilación. El informe de la OCDE sobre las pensiones en España habla de un futuro para 2060, ¿alguien es capaz de predecir hoy, en 2010, lo que va a pasar demográficamente dentro de 50 años? Estamos en una campaña de engaño que busca que algunos gestionen de forma privada los recursos que son de todos, por eso hay que estar en la calle. En cuanto a la reforma laboral, es un paso hacia el esclavismo del siglo XXI, los trabajadores al servicio de la gran empresa en cuanto a salarios, jornada laboral y flexibilidad en la contratación y los despidos.

¿Qué ideas propone IU para superar la crisis?

No se va a salir de la crisis poniendo en marcha las medidas que quieren los que nos han llevado a ella, la forma no es que los estados estén en manos de los mercados ni poner los impuestos de los ciudadanos al servicio de la banca para que no tenga pérdidas. Hay que regular el movimiento de capitales y los beneficios de la banca, hacer una tasación real de todas las viviendas que están en el mercado y modificar el sistema fiscal porque hay base para aumentar los impuestos directos a los que más tienen. En Castilla y León perfectamente se podría establecer dentro del tramo autonómico un incremento del IRPF para los que ganan más de 60.000 euros o para los 5.800 que ingresan más de 100.000 euros.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario