20100514171914-ecologistas-en-accion.jpg

Con motivo del año Internacional de la Diversidad Biológica Ecologistas en Acción de Salamanca quiere recordar el abandono en el que se encuentran las declaraciones de espacios naturales protegidos en Salamanca como El Rebollar, Quilamas y Candelario.

El próximo día 22 de mayo de 2010 se celebrará el Día Mundial de Biodiversidad en este año Internacional de la Diversidad Biológica. La crisis económica ha hecho olvidar durante todo este año la crisis ambiental en la que nos encontramos envueltos durante mucho más tiempo y cuyas amenazas son mayores que el descenso del empleo. Por ello, desde Ecologistas en Acción de Salamanca queremos evaluar cuál es la situación de la biodiversidad en nuestra provincia.

El mayor de los instrumentos que se han desarrollado para la conservación de los seres vivos son las declaraciones de protección de determinados espacios que por sus características naturales y culturales deben de ser conservados. Estos mecanismos muy desarrollados a nivel europeo y mundial, son una asignatura pendiente en España, bien por dejadez o bien por intereses especulativos vemos como lugares reconocidos ya como zonas LIC y ZEPA, tales como Sierra de Gata-El Rebollar, Quilamas, o incluso declarados por la UNESCO como reservas de la Biosfera como sucede en  Candelario, todavía no han sido protegidas adecuadamente al no atribuirlas la clasificación pertinente por la Junta de Castilla y León.

El retraso en la declaración de espacios naturales protegidos es vergonzoso, recordemos que muchas de estas zonas llevan redactando instrumentos de planificación y otras herramientas necesarias desde el año 1992, esfuerzos que de poco han servido al paralizarse sus tramitaciones definitivas por políticos que prometen concluir estos procesos con claros intereses electorales. Este hecho parece convertirse en un engaño  a toda la ciudadanía, pues figuras como la de Proyecto de Interés Regional, que está protegiendo en muchos casos intereses empresariales muy particulares se tramitan en pocos meses, mientras que la protección de espacios naturales cuya valía no es únicamente regional, es un valor mundial, se alarga indefinidamente esperando que alguien tenga tiempo que dedicarle.

Por ello, desde Ecologistas en Acción de Salamanca nos preguntamos a qué se deben estos retrasos de más de 18 años. Vemos como durante todos estos años esta falta de compromiso con los valores naturales que guarda nuestra provincia han permitido la proliferación de proyectos contrarios a la protección de la Biodiversidad y al espíritu de lo que debe ser un Parque Natural.

Los ejemplos son numerosos desde grandes proyectos eólicos que amenazan las cumbres de la Sierra de Gata-El Rebollar, declarada ya Zona de Especial Protección para las Aves(ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC), donde la población que vive en esa zona se ha organizado en una plataforma ciudadana para evitar la ejecución del mismo proyectos.

La ampliación de instalaciones ya existentes en la zona cuya construcción ha sido posible gracias a esta no declaración de espacio protegido, tal y como ocurre en la Sierra de Candelario, donde el constante intento de ampliación de la estación de esquí de La Covatilla y de construcción de carreteras que la comuniquen con los pueblos cercanos se une a la voluntad manifiesta de construir un parque de nieve en Candelario.

Otro ejemplo es la Sierra de Quilamas, cuyo PORN está redactado pero no publicado, muestra como a lo largo de los últimos años, ha sufrido enormes agresiones promovidas por la Junta de Castilla y León. En concreto las declaraciones de utilidad pública y las urgentes ejecuciones de proyectos de concentraciones parcelarias en los municipios de La Bastida y Cilleros de la Bastida, concentraciones que se unían en el mismo entorno a las recientes de Navarredonda y Rinconada.

Desde Ecologistas en Acción de Salamanca no se nos ocurre mejor forma de celebrar el Año Internacional de la Diversidad Biológica que con la declaración de los espacios protegidos que están pendientes de aprobarse, en especial los de Sierra de Gata, Sierra de Candelario y Sierra de Quilamas. Por eso exigimos a la Junta de Castilla y León que inicie de forma definitiva los trámites necesarios para lograr este objetivo, de forma que estas declaraciones sean una realidad en el transcurso de pocos meses. Que se deje atrás esa mentalidad de conservar pequeñas islas alejadas entre sí, dando paso a políticas que construyan grandes corredores de biodiversidad que conecten todos los espacios naturales de nuestro país.

Queremos recordar también en estas líneas, que los pocos años de experiencia desde la aprobación del primer parque natural de nuestra provincia, nos han permitido comprobar las enormes ventajas que se han producido debidas a estas figuras de protección. Ventajas no solo a nivel natural, sino a nivel social y económico, estos espacios se convierten en motores económicos de las poblaciones cercanas a los mismos, reactivando sectores ya existentes como el agrícola y ganadero, con las denominaciones de origen, o creando nuevas actividades económicas como el turismo rural.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario