20100203155832-cayo-lara-sede2.jpg

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, reclama al Gobierno tras el último ataque producido en Afganistán, que eleva a 91 el número de miembros del Ejército español fallecidos en distintas circunstancias desde el inicio de esta misión en 2002, que “comience los preparativos para una retirada del contingente español en Afganistán lo más rápida que permita la seguridad de las tropas. Su permanencia en este país sólo sirve para seguir atendiendo los intereses estratégicos de EE.UU y comporta riesgos inaceptables para los soldados. Estamos ante una guerra con todas sus consecuencias”.

Al mismo tiempo, el máximo dirigente de IU “condena con rotundidad” el ataque producido hoy sobre una patrulla de tropas españolas y expresa sus “condolencias y solidaridad” tanto a la familia del soldado John Felipe Romero Meneses, muerto al estallar una mina anticarro al paso de su vehículo, como a las de los otros seis militares heridos mientras escoltaban un convoy en la localidad de Sang Ates, situada al norte de Qala e Naw, además de hacerla extensiva a sus compañeros.

Cayo Lara recuerda al Gobierno español que “se están iniciando negociaciones para intentar resolver la pacificación del país y ese es el camino correcto a apoyar”. En consecuencia, “exigimos al Ministerio de Defensa la necesidad de replantearse el envío de otros 511 militares, que se sumarían a los 1.068 efectivos que ya están en la zona. El Gobierno debe reconsiderar este incremento y suspenderlo, retirando la solicitud de autorización que ha remitido al Congreso de los Diputados, con la finalidad de atender la petición hecha por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tras la escalada de las dificultades militares.”

Para Lara, “Izquierda Unida sigue siendo la única formación política que no ha variado ni un ápice su postura en los cerca de ocho años que dura esta misión. Nuestra actuación y nuestras propuestas no están hechas al calor de los acontecimientos, como sí se producen las de otros, y seguiremos planteando la necesidad de un calendario de retirada definitiva de las tropas españolas de este conflicto. Este calendario es ahora más urgente que nunca”.

En su opinión, “la permanencia de soldados españoles en Afganistán no sólo es ya un problema inasumible, sino un riesgo cada vez mayor con un objetivo que hace mucho tiempo dejó de estar definido y que no puede seguir parcheándose con la única excusa de que esta es la única fórmula posible para luchar contra el terrorismo internacional. El planteamiento negociador de Obama y de otros países, entre ellos los de la UE, demuestra que el contexto ha cambiado significativamente”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario