Si alguien sostiene que actos religiosos como los acontecidos el domingo pasado en el cementerio de Paracuellos del Jarama son una excepción, se equivoca. Y es que el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà, no es el único miembro de la Iglesia Católica que ha aceptado oficiar una misa acompañado de la bandera preconstitucional. Sin ir más lejos, el pasado 21 de noviembre, la iglesia de los Jerónimos rindió un tributo a Francisco Franco. Al acabar la ceremonia religiosa, los sacerdotes abandonaron el Altar mayor siguiendo en procesión la bandera franquista. Acto seguido, besaron la insignia mientras el coro interpretaba el Himno de España.

Los hechos quedan recogidos en un vídeo alojado en el perfil de You Tube de José Luis del Corral, importante dirigente de la extrema derecha que lidera Acción Juvenil Española (AJE). Elplural.com ya denunció la semana pasada que esta celebración religiosa celebrada en la misma Iglesia en la que el cardenal Tarancón abrió ante el Rey la puerta a la democracia tan solo 7 días después de la muerte del dictador se convirtió en un grave acto de apología del franquismo.

Cara al Sol brazo en alto


Por ejemplo, muchos de los asistentes -entre los que se encontraban Blas Piñar, procurador de las Cortes franquistas que fundó el partido ultraderechista Fuerza Nueva, y Carmen Franco, hija de Francisco Franco-, no dudaron en cantar el Cara al Sol con los brazos en alto antes y después de la misa “en sufragio del alma del Generalísimo Franco”.
(Pulse aquí para ver el vídeo)

Reincidente


El encargado de oficiar la misa fue el padre Julián Melero, quien en otra ceremonia religiosa celebrada el pasado mes de abril ya besó la bandera franquista. “No me arrepiento de haberla besado. Lo volvería a hacer”. “Es que la Iglesia es así”, declaró entonces a El Plural en una entrevista que demuestra la conexión existente entre parte del clero y la extrema derecha.

Importancia de los hechos


Sin duda, la publicación de este vídeo, en el que se observa claramente como el padre Melero, así como los dos sacerdotes que le acompañan en el Altar mayor, besan la insignia franquista cobra especial importancia después del revuelo que han ocasionado las fotografías del obispo de Alcalá de Henares en el cementerio de Paracuellos. De hecho, Juan Antonio Reig Plà se vio obligado a pedir “disculpas” en el día de ayer. Eso sí, afirmó que no hubo “connotación partidista alguna” y denunció “manipulación” por parte de algunos medios de comunicación.

Rouco calla


Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, sigue guardando silencio y permitiendo la celebración de actos en los que se hace apología del franquismo. Y es que parece que la actual jerarquía católica está mucho más cerca de Francisco Franco que del cardenal Tarancón.
José María Garrido

El Plural


Fuente: http://www.elplural.com/macrovida/detail.php?id=40970

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario