Izquierda Unida “lamenta profundamente la muerte de Joaquín Ruiz-Giménez, al tiempo que traslada a su familia, allegados y amigos su consternación, así como las más sentidas condolencias por esta pérdida irreparable”.

Para el secretario federal de Organización de IU, Miguel Reneses, Joaquín Ruiz-Giménez fue “un gran impulsor de la democracia en España, como dirigente político democrático y, especialmente, como presidente de Justicia y Paz, una de las organizaciones precursoras en la defensa de los derechos humanos en nuestro país en los últimos años del franquismo y primeros de la democracia”.

Izquierda Unida elogia especialmente “su actividad constante en la decidida defensa de los derechos humanos, desde su abandono de la actividad política en 1977. Cofundador, junto con el PCE, de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), de la que llegó a ser presidente y de la que en la actualidad era vicepresidente de honor, contribuyó solidariamente a la acogida en nuestro país de miles de perseguidos políticos a finales de la década de los 70 que llegaban huyendo de las dictaduras militares del Cono Sur latinoamericano”.

Para Reneses, “su elección prácticamente por unanimidad como primer Defensor del Pueblo de la España democrática sirvió decisivamente para consolidar esta institución, desde la cual siempre mantuvo una activa actitud de defensa de los más vulnerables de nuestra sociedad”.

“Con la muerte de Joaquín Ruiz-Giménez todos perdemos a un incansable defensor de la democracia, de la convivencia pacífica entre los españoles y de los derechos humanos de los más desfavorecidos”, señala Miguel Reneses.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario