José Antonio García Rubio, responsable federal de Economía y Trabajo de Izquierda Unida, denuncia que “las cifras del paro y de la desprotección social han alcanzado cifras escandalosas, en buena parte por la inacción del Gobierno, en un escenario en el que la gran patronal que representa la CEOE sólo está interesada en ‘llevárselo crudo’ sin importarle en absoluto la situación de los desempleados”.

Coincidiendo con la publicación de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) referidos al II Trimestre, el dirigente de IU considera que “resulta inadmisible la posición de la CEOE en la llamada negociación social en este contexto de aumento del paro y la desprotección”.

“La gran patronal –detalla- quiere aprovechar la incoherencia parlamentaria del Gobierno socialista para hacer caja, meter la mano en la tesorería de la Seguridad Social por un importe superior a los 15.000 millones de euros, según sus propias cifras, y lograr el despido totalmente libre, gratuito y sin posibilidad de defensa jurídica de los trabajadores”.

Para García Rubio, “los datos de la EPA muestran a las claras que en España no hay grandes dificultades para despedir trabajadores. Más de 1.755.000 han perdido su empleo en los últimos 12 meses. El aumento de 126.700 parados en el segundo trimestre de 2009 muestra que la crisis está lejos de haber tocado fondo y que, aunque el desempleo aumenta de forma más lenta, sigue creciendo significativamente”.

El responsable económico de IU considera “especialmente dramático que siga creciendo aceleradamente el número de familias que tienen a todos sus miembros en paro (1.118.000) y que sean ya más de un millón los parados que llevan más de un año en situación de desempleo. De aceptar el Gobierno totalmente o en parte las pretensiones de la CEOE iríamos a un agravamiento sin precedentes de esta situación”.

Además, García Rubio valora que “las medidas puestas en marcha por el Gobierno y, sobre todo, las anunciadas para los próximos meses se demuestran ya insuficientes. Por ejemplo, de poco vale una ayuda asistencial del 400 euros durante 6 meses, que no da derecho al desempleo, si ya tenemos más de un millón de parados sin encontrar trabajo en los últimos 12 meses”.

En su opinión, “hacen falta medidas y planteamientos más ambiciosos si se quiere atajar con rapidez esta situación. Desde Izquierda Unida hemos propuesto un Plan de Empleo que combina formación y trabajo, con una retribución de 700 euros mensuales y cotizando, lo que permitiría acceder, si sigue la situación de desempleo, a las prestaciones correspondientes”.

“Además –señala el dirigente federal de IU-, cuando la CEOE ha llevado el diálogo social a un callejón sin salida de nada valen los ‘paños calientes’ y resulta urgente, a la luz de los datos de la EPA, que el Gobierno tome ya decisiones que contribuyan realmente a crear empleo y mejorar la situación de los parados, especialmente de los que no tienen ya prestación.

José Antonio García Rubio entiende que “Rodríguez Zapatero debe buscar los apoyos parlamentarios de la izquierda. Serían suficientes para una política clara en favor de los trabajadores y de una salida progresista a la crisis. Ese apoyo político puede verse reforzado con el apoyo social que pueden representar los sindicatos e, incluso, el de las posiciones de millones de pequeños empresarios y autónomos, que están mucho más preocupados por el descenso de la demanda y la falta de liquidez que por nuevos descuentos fiscales”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario