Madrid, 10 de junio 2009

El secretario de Economía y Empleo, José Antonio García Rubio, exige al Gobierno que adopte “medidas realmente eficaces para relanzar la actividad económica más allá del apoyo con enormes cantidades de dinero al sector financiero”

 

Para el responsable de la Secretaría de Economía y Trabajo de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, “el dato definitivo del IPC de mayo publicado hoy por el INE, que muestra una caída de los precios de siete décimas en tasa interanual hasta situarse en el -0,9% -una décima más, incluso, que la inicialmente prevista en el indicador adelantado-, supone el décimo descenso consecutivo en esta variable y la tercera consecutiva en valor negativo, así como un nuevo mínimo histórico. Este dato viene a reforzar la profundidad de la crisis y lo que le va a costar a nuestra economía relanzar la actividad económica  y, con ello, la creación de empleo más allá de ciertas variaciones coyunturales”.

 

Según el dirigente federal de IU “si bien la desaceleración que ha mantenido el IPC en los últimos meses puede servir para facilitar nuestra actividad exportadora, al haber disminuido nuestro diferencial de precios respecto de nuestros socios comunitarios, ésta no se debe a una mejora en la productividad sino a la fuerte desaceleración económica que sacude nuestro país. También influye decisivamente la evolución a la baja en los últimos meses de los precios de las materias primas y energéticas que, por cierto, ya están volviendo a repuntar”.

 

“Por tanto –señala García Rubio-, dentro de pocos meses es de esperar que nuestra economía vuelva a tener problemas para colocar sus productos en el exterior y, con ello, el empleo volverá a experimentar variaciones negativas”.

 

Así mismo, el responsable económico de IU manifiesta que “multitud de empresas, autónomos y trabajadores en general siguen soportando a duras penas la situación económica recesiva actual. Por ello, el Gobierno debe de adoptar medidas realmente eficaces para relanzar la actividad económica, más allá del apoyo con enormes cantidades de dinero al sector financiero. El Ejecutivo socialista tiene que ser capaz de generar expectativas positivas para que los inversores comiencen a aportar dinero y generar empleo, eliminando el miedo a la aparición de un proceso deflacionario a corto plazo”. 

 

José Antonio García Rubio afirma que “ante esta situación, Izquierda Unida ve imprescindible el apoyo a los trabajadores, unido a la articulación de medidas eficaces de corte expansivo que realmente lleguen a las empresas y sirvan para alimentar la actividad económica y generar puestos de trabajo en un contexto recesivo. El Gobierno debe dejar de tener miedo al endeudamiento público y descartar las manidas y fracasadas recetas de los seguidores de las teorías neoliberales que nos han llevado a la crisis y que pretenden desregular aún más el mercado de trabajo y reducir los salarios”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario