Martes, 05 de Mayo de 2009

El cabeza de lista de Izquierda Unida a las Elecciones Europeas, Willy Meyer, ha advertido hoy a quienes deben acudir a votar el próximo 7 de junio, en especial a los más de 4 millones de parados existentes en nuestro país, de que su voto en estos comicios puede servir para “castigar a los causantes de la crisis”. Al tiempo, valoró que el haber llegado a este grave momento económico es resultado de las políticas y las decisiones adoptadas “conscientemente por conservadores y socialdemócratas”, por lo que señaló que, pese a lo que quieren hacer creer, “PSOE y PP tienen más coincidencias que desacuerdos”.

Meyer hizo esta valoración durante la conferencia y las posteriores respuestas a preguntas de los asistentes al desayuno informativo organizado por el Fórum Europa, acto en el que contó con la presentación del responsable federal de Comunicación Externa y Electoral, Ángel Pérez.

El candidato de IU y actual eurodiputado abundó en su mensaje de que los dos principales partidos estatales se presentan a las Elecciones Europeas con “una estrategia compartida” y un “programa común encubierto”, cuyas consecuencias son la “existencia de un modelo que ve al Estado como un problema y que apunta a la privatización de la sociedad”.

Ilustró esta apreciación con algunos ejemplos, como las coincidencias entre ambos partidos en su respaldo a las políticas de moderación salarial, a culminar el proceso de privatización y enajenación de empresas públicas, la sacralización del superávit en época de bonanza económica frente a las carencias sociales o el evitar las ayudas públicas a la producción agrícola, entre otros.

Para Meyer, PSOE y PP tratarán de utilizar la campaña para “desgastarse mutuamente a nivel nacional”, obviando los principales problemas nacionales y el debate europeo, al tiempo que ocultarán “ese programa común que comparten sobre economía, política exterior o seguridad a nivel europeo. Si hacen un debate virtual así, lo más probable es que no inviten a la ciudadanía a votar y ya se habla de que la abstención puede llegar al 60 por ciento. Esa no es la manera de construir Europa”.

Mientras tanto, centró las prioridades de IU, “donde estamos muy preocupados por lo que advierten los indicadores en el sentido de que en 2010 España podría llegar a los 5 millones de parados. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, dijo que nunca se llegaría a los 4. Resulta impresionante que todavía no haya dimitido”.

Destacó que Izquierda Unida defiende un proyecto alternativo para España y para Europa ya que, frente a PSOE y PP, “hay más opciones por las que apostar en un momento en el que Europa está en una encrucijada”.

El proceso de integración europea –dijo- está agotado porque no puede responder a las demandas de los ciudadanos. Los proyectos sin diferencia que dominan la escena política en Europa son los responsables de la situación actual de la Unión. Los de abajo necesitan a la UE, pero no a esta UE. Lo decimos desde IU donde somos absolutamente europeístas”.

A su juicio, la Unión Europea sólo podrá concluir su proceso de integración y de cohesión social y territorial si modifica el actual modelo productivo vigente y permite la intervención pública. Por eso, la UE debe apostar por la intervención del mercado en sectores estratégicos, con un Pacto de Estabilidad y con una política fiscal progresiva.

Añadió que no comprende que los diputados socialistas, “que se dicen de izquierdas", hayan votado medidas como la Directiva Bolkenstein, ni que apoyen a Durao Barroso para presidir la Comisión.

También se refirió a la Presidencia de la UE que España alcanzará el 1 de enero próximo. Recordó que es precisamente esa la fecha prevista para que se recogieran los frutos de la denominada Estrategia de Lisboa, con la creación de 20 millones de puestos de trabajo o un PIB del 3 por ciento. Por eso, indicó que le gustaría que las primeras palabras de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente de turno de la UE fueran “nos hemos equivocado”, al tiempo que invitara a crear una nueva estrategia que se base en la intervención en la economía y en la recuperación de sectores públicos estratégicos que se han privatizado.

Propuso que el Tratado de Lisboa “debe ser congelado y que haya unas elecciones constituyentes, con una Constitución Europea que no esté por debajo de las de cada nación”.

Hay que refundar el proyecto para que siga siendo útil, con más presupuesto, reforzando el Estado social y mejorando las condiciones económicas con intervención pública. Es necesario un verdadero proceso constituyente que emane de los ciudadanos. Pedimos una refundación social, democrática y ecologista de la UE, para corregir un rumbo que nos lleva por el camino equivocado”, sentenció.

Willy Meyer reclamó un consorcio público energético europeo, que supondría “más eficiencia en el consumo, más inversión en renovables y más investigación en motores híbridos, descartándose así la apuesta por la energía nuclear”.

En el ámbito del liderazgo, el eurodiputado de IU valoró que “hace falta un liderazgo fuerte en Europa que ahora mismo no existe. Éste lo podría encabezar Oskar Lafontaine. Podría liderar un cambio de modelo económico y, junto a la participación ciudadana, podría construir una UE social, de libertades, con los principales valores de la civilización”.

Meyer se mostró muy optimista con los resultados en estos comicios y vaticinó que la coalición ‘La izquierda’ que él encabeza y que engloba a IU, ICV e Izquierda Republicana, obtendrá un “resultado muy positivo”.

 

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario