Madrid, 02 de febrero de 2009

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha reclamado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que “exija con contundencia, no se vuelva a quedar sólo en una tibia petición y adopte todas las medidas a su alcance para que los bancos trasladen de verdad a familias y empresas el dinero público que el Estado ha puesto a su disposición para reactivar la economía”.

 

Coincidiendo con el encuentro que hoy mantiene Rodríguez Zapatero con representantes de las entidades bancarias más importantes, Lara estima que “mucho nos tememos que las peticiones del Gobierno puedan, una vez más, caer en saco roto. Por ello, desde Izquierda Unida no nos resignamos a que esos fondos liberados, que suponen un esfuerzo para todos los ciudadanos, sólo puedan estar sirviendo para que los grandes bancos sigan pegándole mordiscos al dinero público, sin que estén adecuadamente fijadas las contrapartidas para su uso”.

 

Para el máximo dirigente de IU, “todas las medidas puestas en marcha hasta ahora por los distintos gobiernos para sostener los mercados financieros se están convirtiendo en meros parches que no atacan de frente, entre otras, una de las raíces de la enfermedad: la existencia de paraísos fiscales”.

 

Cayo Lara indica que “resulta incomprensible, dada la situación actual, que ningún país haya denunciado la existencia y operativa de los paraísos fiscales, más cuando la cantidad de riqueza retenida en los mismos puede alcanzar, según distintas informaciones, cerca de 255.000 millones/año de la falta de entrada fiscal que generan en su conjunto”.

 

El coordinador general de IU demanda al presidente del Gobierno que “adopte todas las medidas e instrumentos a su alcance para que se impida las relaciones  económicas con este tipo de territorios mientras no cumplan la legalidad vigente en cuanto a  transparencia, levantamiento del secreto bancario y suministro de información suficiente. Se debe perseguir con todo el peso de la ley a aquellos ciudadanos o empresas que puedan valerse de éstos para ocultar sus patrimonios o realizar actividades ilícitas”.

 

“Estos paraísos han sido pieza clave en el desarrollo y transmisión de la grave crisis financiera, al utilizarse de tapadera para que grandes empresas, bancos y personas influyentes oculten su contabilidad. Sirven de cobijo desde al dinero procedente de la evasión fiscal, a fugas de capitales de proporciones gigantescas, pasando por el  blanqueo de fondos que, en algunos casos, pueden proceder de actividades repulsivas como el narcotráfico, la trata de blancas o la venta de armas”, afirma Lara.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario