20080819022034-asco.jpg

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear ha pedido al Ministerio de Industria que multe a la central de Tarragona por los "fallos en el control y en la comunicación del escape" registrado en noviembre de 2007  Sería la máxima sanción impuesta a una nuclear

EFE Tarragona

La sanción a la central nuclear de Ascó I, en Tarragona, por el escape de radiactividad registrado en noviembre del año pasado y que incluyó la detección de partículas radiactivas en el exterior del edificio, podrá oscilar entre los 9 y 22,5 millones de euros, la máxima multa impuesta a una instalación de este tipo.

  

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha acordado hoy proponer al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio la apertura de un expediente sancionador a esta central que incluye cuatro propuestas de sanción graves y dos leves, ha informado el CSN en una nota pública.

 

Según estipula la ley, la sanción grave en su grado máximo ascendería a una cantidad nunca inferior de 4,5 a 9 millones de euros; mientras que las de grado medio (y el CSN ha pedido la imposición de tres a Ascó) oscilan entre los 1,5 y los 4,5 millones de euros. La ley marca una multa mínima de 15.000 euros para la sanción catalogada como leve.

 

Las conclusiones del Pleno del CSN se fundamentan en que, aunque no ha existido daño a la población ni al medio ambiente y la estimación en términos de riesgo es remota, se han producido fallos significativos en el control y el suministro de información al Consejo por parte del titular de la planta.

 

Cabe recordar que a raíz de la denuncia interpuesta por la organización ecologista Greenpeace, la central nuclear de Ascó reconoció cinco meses después del percance, que en efecto se había producido un escape radiactivo en noviembre. Como consecuencia de esa deficiente comunicación, dimitieron el director de la planta y el jefe de protección, por minimizar la fuga de radiactividad en el entorno de la central.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario