Jugando al Palé

Publicado: Miércoles, 16 de Julio de 2008 20:32 por Autor: Izquierda Unida de Candelario en Articulos de Opinión
20080716203158-el-pale.jpg

Queridos conciudadanos:

Yo, Fernando Martín, estoy siendo víctima de un atropello. Soy como todos conocéis el creador y dueño de Martinsa, una constructora que ha batido todos los records. Y estoy en los papeles porque estoy pasando un mal momento.

La razón: la mala suerte. Hay que correr riesgos. Empecé hace pocos años desde cero y he llegado a 4000 millones de euros de patrimonio. Eso no me lo ha regalado nadie. He trabajado como un negro, y ahora en sólo días he pasado a 3000 millones, perdiendo mil, por la caída del valor de mis acciones ¿es eso justo?

Sin embargo, a pesar de ser quien más ha perdido en esta crisis, la gente, los periodistas y todo el mundo habla de los trabajadores y de los clientes con piso pagado y no entregado. Los obreros ya encontrarán otro trabajo y, si no, les ayudarán desde el Fondo de Compensación, pero no perderán nada, tampoco cobraban tanto. Los propietarios de viviendas no entregadas tampoco perderán mucho, ya verán como les ayudan a que les terminen las casas o les devuelvan el dinero, seguro que interviene el Estado. Pero ese es el error, todo ese dinero que se dará a fondo perdido tanto a obreros como a clientes debería recibirlo yo, que soy el que más pierdo (¿quién ha perdido mil millones en tan poco tiempo) y además con él podría superar este bache y así volver a ser grande y a crear empleos.

Hay quien dice que me equivoqué al comprar Fadesa, que no era el momento idóneo. Era un chollo, sólo 4000 millones, quién iba a perder esa oportunidad. Con esa compra entraba en el club de los grandes, ¡qué momentos! Todo el mundo me felicitó, ahora todo ha cambiado. Esta puñetera crisis...

¿Y por qué no reconocen todos mis aciertos? ¿Sólo por un error puede uno terminar así? No es justo. Menos mal que ya han salido voces, liberales como yo, como la de Aguirre que dice que no ve mal que me echen un cable, desde el gobierno. Eso es lo que se necesita. ¿Para qué queremos un gobierno si no es para que nos ayude cuando hay crisis? Cuando las cosas van bien no les necesitamos, faltaría más. Están para solucionar problemas. Los hombres de buena fe también podemos equivocarnos. Y ahora yo parezco el malo de la película, cuando he sabido ganar cientos de millones de euros en estos años, que no es moco de pavo. Cuando he creado cientos de puestos de trabajos, cuando miles de familias comen por mí. Cuando miles de parejas tienen un techo gracias a mí.

También preguntan qué ha pasado con los cuantiosos beneficios. Pues que va a pasar, han ido a los accionistas que son los propietarios, si yo tengo el 60% es porque he puesto más dinero y me lo he currado. ¿O es que estamos en un estado bolchevique? Repartir ya se reparte con los sueldos que he abonado y con los impuestos, que he pagado mucho más que todos juntos.

En fin, ahora empiezo a conocer a este país. Un país de envidias y deseoso de que caigan los triunfadores. Yo, que he salido de la nada, que fue un triunfante de la política, allá por los ochenta, que he sido presidente del club de fútbol más importante del mundo, que he ganado millones a espuertas, ¿es que me van a abandonar ahora? Hay quien vería justo que pagara con mi propio patrimonio. No tienen ni idea de lo que son las sociedades anónimas. Mi patrimonio ni se toca, bastante es lo que he perdido con las acciones. En fin, si no me ayudan me tendré que apañar con los tres mil millones que me quedan y bajar mi nivel de vida. Con todo lo que he hecho por España.

No me lo esperaba. Falta solidaridad, ahora hasta los bancos me echan las culpas, como si ellos no hubieran sacado tajada. No, nunca pensé que fuera esta la reacción. Es inaudito. Hasta dónde hemos llegado. ¿Pero es que ya no vamos a poder, los empresarios, ni jugar al palé(*)?

Fdo.: F.Martín

Salud y República

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario