20080608105753-lamazares-alcazar.jpg

Gaspar Llamazares y Javier Alcázar denuncian “la inaceptable y expropiatoria subida de la luz. El Ejecutivo se arrodilla ante las grandes compañías eléctricas y busca ahora hacer caja para compensar con los 2.800 millones que recaudará de más con impuestos indirectos el ‘regalo’ de los 400 euros”

Madrid, 6 de junio de 2008.-

El coordinador general y diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, junto al responsable económico de IU, Javier Alcázar, han criticado hoy duramente la “inacción del Gobierno” frente a la grave crisis que éste sigue negando. Ambos dirigentes reclamaron a José Luis Rodríguez Zapatero y a su equipo económico que sean "flexibles y permeables" ante las demandas desesperadas que realizan distintos sectores -como el agrícola, el pesquero o el de transportes- ante las dificultades económicas que atraviesan a causa de la subida de los combustibles.

Llamazares planteó a los responsables socialistas la posibilidad de que utilicen fórmulas temporales a partir de los impuestos indirectos, como el IVA superreducido y reducido, porque no se entendería que, por ejemplo, tras atender la mayoría de exigencias de las grandes eléctricas en la desproporcionada subida de la luz “no sepan ser igual de sensibles a las peticiones de sectores más débiles".

Eso sí, tanto el máximo dirigente de IU como el coordinador ejecutivo de Economía exigieron que se dé marcha atrás a medidas como la supresión del Impuestos sobre el Patrimonio, que obligará a compensar a las CC.AA. por la pérdida de cerca de 2.000 millones de euros de recaudación.

Llamazares censuró en tono irónico el desfase de las previsiones del Gobierno sobre la economía. "Cuando advertíamos en campaña de un estancamiento, ellos lo negaban. Ahora que hablamos de crisis, ellos hablan de ralentización, y cuando todos hablen de recesión, estoy seguro de que ellos empezarán a reconocer la crisis".

Por ello, anunció que IU apoyará "todas las movilizaciones" de los pescadores, agricultores y transportistas afectados por el aumento del precio del petróleo y la falta de respuesta de Rodríguez Zapatero.

Llamazares detalló que ahora se demuestra que “un Gobierno que se dice de izquierdas tiene las manos atadas para defender a los que más lo necesitan, entre otras cosas por las rebajas del IRPF realizadas y porque se ha gastado el dinero con la electoralista propuestas de devolver los 400 euros de forma indiscriminada”.

En este sentido, Javier Alcázar denunció que el Gobierno socialista trata de recuperar buena parte del coste “de su compromiso electoral de devolver 400 euros con los impuestos que recaudará con la subida de las tarifas eléctricas. Ahora va a hacer caja". Según los cálculos que maneja IU, la desproporcionada subida de la luz en 2008 “va a suponer para los responsables económicos del Ejecutivo un sobreingreso a través de IVA y del impuesto de la electricidad cercano a los 2.800 millones de euros que pagaremos todos, desde parados a jubilados y trabajadores con menos ingresos”.

El coordinador general de Izquierda Unida acusó al Ejecutivo y, en particular, al ministro de Industria, Miguel Sebastián, de "arrodillarse ante las grandes compañías eléctricas en perjuicio de los consumidores con una subida expropiatoria e inaceptable. Esto consolida el giro a la derecha del Gobierno. Los que han tenido beneficios en la época de bonanza los quieren seguir teniendo ahora a costa de los ciudadanos y, a juzgar por las medidas que se han presentado, lo van a conseguir".

Javier Alcázar exigió al Ejecutivo que el sector eléctrico recupere su condición de servicio público, tal y como se reconoce en buena parte de países de la UE para garantizar su calidad. El responsable económico de IU denunció “las mentiras lanzadas por Sebastián para tapar con cortinas de humo la subida eléctrica. En primer lugar, el recibo no subirá entorno al IPC como dijo Zapatero. A la subida de entre el 5% y el 6% de dentro de un mes hay que sumarle el 3,3 que ya aumentó en enero. Es decir, ese 9% cuadruplica el IPC previsto para todo el año y duplica el IPC real que habrá en diciembre. Es un engaño inaceptable para los ciudadanos”.

“La segunda mentira –detalló el dirigente de IU- es la demagogia de tratar de ‘vestir’ de social y de verde esta subida. La rebaja a quienes tengan una potencia de menos de 3 kilovatios se hace a 4,5 millones de contadores no de familias. Pocas familias pueden tener menos de 3 kilovatios porque eso da para poner el frigorífico, la cocina y poco más".

Por último, incidió en que la supresión de la tarifa nocturna a partir del 1 de julio “supondrá el incremento del precio de la luz del 40% para más de un millón de usuarios, afectados por una decisión unilateral del Ejecutivo a la que debe dar marcha atrás o, al menos, establecer un periodo de transición para que los consumidores se adapten”.

Javier Alcázar solicitó, entre las medidas que IU plantea, “que el Ejecutivo establezca una tramificación de la tarifa en función de la renta media de los usuarios la eliminación de la cláusula para interrumpir el servicio que abarata el coste sólo a las grandes compañías y consumidores, así como la puesta en marcha de un ‘plan Renove’ de electrodomésticos de más de 10 años por otros de menor consumo”.

Gaspar Llamazares insistió en que esta subida “sólo responde a los intereses de las eléctricas, que únicamente están dispuestas a dar beneficios para sus accionistas y muy pocas inversiones para los ciudadanos". Además, denunció, el Gobierno ni siquiera les exige que cumplan con su obligación de promover la competencia tras la liberalización del mercado.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario