Si un día de estos aparece una operación policial en España directo o en Está Pasando, no se alarmen. No se escandalicen. No se indignen: es una nueva política de comunicación del Ministerio del Interior.

“algún día tenía que pasar y pasó ayer. La policía francesa está muy enfadada porque la acción anti ETA en Burdeos hubiera podido obtener un mejor resultado, pero la presencia de periodistas españoles alertó a algún etarra y le permitió huir. Ustedes se preguntarán ¿y cómo podía saber ningún periodista que se iba a producir esa actuación policial?, ¿y ese día?, ¿y en ese lugar exacto? Se escandalizarían si supieran con qué frecuencia se filtran noticias sobre planes que deberían ser absolutamente secretos. Los celos entre cuerpos de seguridad, las vanidades de políticos o jueces, la obsesión por asegurarse una brillante cobertura mediática, han terminado por hacer habitual este sacrilegio ciudadano. Y nuestra paranoia profesional, que nos ha llevado a convertir en dogma una ridiculez: que no hay nada en el mundo más importante que una noticia.

Homilía de Gabilondo de ayer, día 22.

Yo escandalizado no estoy. Pocas cosas relacionadas con los medios me escandalizan ya. Pero indignado si. Indignado con que se haya pasado de puntillas por esta cuestión, como si fuera banal. Han huido asesinos porque alguien avisó a la tele para vender el producto, la noticia.

E indignado porque a estas horas nadie de explicaciones ni se oiga el ruido de alguna cabeza al rodar.

Lo dicho. La próxima redada será comentada en directo por Peñafiel. Pero eso no será ahora… sino después de la publicidad.

Vaya tela.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario