20080502154318-llamazares-07.jpg

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, ha calificado el pase del hasta hace poco director de la Oficina Económica y asesor personal de José Luis Rodríguez Zapatero en Moncloa, David Taguas, a la presidencia de la patronal de las constructoras SEOPAN como “éticamente impresentable y políticamente inaceptable”.

El diputado de IU advierte de que “vamos a dar todos los pasos parlamentarios y administrativos que permite la ley para comprobar el grado de incumplimiento de la Ley de Incompatibilidades para cargos públicos, que nosotros creemos que es flagrante. Reclamaremos el informe preceptivo del Gobierno para que aclare este punto. Son necesarias muchas explicaciones y no queremos que quede ninguna duda”.

Llamazares recuerda que “hicimos esto mismo con altos cargos y ex ministros del PP cuando dejaron el poder. En esos tiempos el PSOE se echaba las manos a la cabeza por lo que estaba pasando. Parece que con tan sólo una legislatura en el poder las cosas cambian muy rápido para algunos”.

Para el máximo responsable de IU, “resulta un pésimo ejemplo pero, al tiempo, muy clarificador para la izquierda, las conexiones entre la cúpula asesora del presidente del Gobierno socialista con la patronal. Estos jóvenes y no tan jóvenes neoliberales crecidos profesionalmente a la sombra de la Administración socialista y del desarrollo de medidas sociales alicortas han dado muestras evidentes del giro al centro-derecha que nos espera en esta legislatura en la política económica del PSOE”.

Llamazares recuerda que Taguas, defensor del tipo único y la anulación de la progresividad en el IRPF, es el autor de un informe sobre la necesidad de la privatización parcial de las pensiones y sobre la supuesta falta de recursos públicos para hacer frente a medio plazo al pago de pensiones si no se alarga la vida laboral y se rebajaban las cantidades que se dan a los jubilados.

“Me gustaría saber –pide el máximo dirigente de IU- si quienes juegan tan fácilmente con el dinero y los ingresos de los demás, como Taguas, van a informar públicamente si han renunciado o lo van a hacer a la indemnización pública de dos años que le corresponde oficialmente como ex secretario de Estado al aceptar voluntariamente irse a la empresa privada. Sería bueno saber si quien pide apretarse el cinturón a los jubilados no tiene en cambio ningún problema en compatibilizar una indemnización pública y su sueldo privado durante dos años”.

Gaspar Llamazares no entra a valorar la preparación ni el conocimiento directo del sector de la construcción que tiene Taguas. “Lo que está claro es que a las más de 30 empresas que componen la patronal de la construcción lo que menos les importa es su preparación profesional sino los contactos que tiene en la administración socialista para que puede hacer las veces de ‘conseguidor’ en este periodo de ‘vacas flacas’. Creemos que la separación entre lo público y lo privado debe estar mucho más delimitada y que hay que cumplir los plazos que establece la ley para cruzar esa delgada línea”.

Comentarios  Ir a formulario

iucandelario